29/11/2017 Fuente: Inverco

Ventajas de canalizar el ahorro para la jubilación mediante planes de pensiones: liquidez, altas rentabilidades y bajos costes

Inverco ha elaborado un informe sobre las importantes modificaciones en la normativa financiera de Planes de Pensiones que se han llevado a cabo en los últimos meses: liquidez para las aportaciones realizadas en más de diez años sin necesidad de causas excepcionales, como hasta ahora (desempleo o enfermedad grave), o una nueva reducción en las comisiones máximas de gestión que situarán la media ponderada en el entorno del 1%, más bajas que las aplicadas para sistemas de pensiones individuales y voluntarios en la Unión Europea.

Todas estas modificaciones financieras, junto con la reducción en base imponible del IRPF (hasta 8.000 euros anuales, adicional a la realizada a favor del cónyuge hasta 2.500 euros), hacen de este instrumento el vehículo más idóneo para canalizar el ahorro de la jubilación.

Respecto a la liquidez, la patronal informa que el Gobierno va a aprobar un Decreto para establecer la liquidez a partir de 2025 para los partícipes de los Planes de Pensiones, sin necesidad de justificar razones excepcionales como hasta ahora por enfermedad grave (en los últimos cinco años se han pagado 170 millones de euros), desempleo de larga duración (en los últimos cinco años se han pagado 2.000 millones de euros), o dependencia.

En los Planes de Pensiones Individuales y Asociados se podrá disponer de los derechos consolidados correspondientes a aportaciones realizadas una vez que éstas tengan 10 años de antigüedad, a partir de 2025. Esta nueva facilidad de liquidez permitirá a los partícipes, especialmente a los más jóvenes, evitar el inconveniente que suponía el principio general de iliquidez del patrimonio ahorrado, salvo los supuestos ya mencionados, sobre todo durante los primeros años de vida laboral.

Otro punto que se trata en dicho informe es que en 2018 el Gobierno va a reducir de nuevo las comisiones máximas legales de gestión (desde el 2% hasta 2014, pasando por el 1,5% desde 2015, hasta el nuevo escalado previsto del 0,85% para los Planes de Renta Fija, 1,30% para los de Renta Fija Mixta, y 1,5% para el resto), para adaptarlas a la situación de los mercados financieros. La modificación de dichos límites ya ha supuesto y va a suponer una disminución muy relevante de las comisiones efectivamente soportadas por las partícipes. Así, la comisión de gestión media realmente aplicada ha descendido desde el 1,42% anual en 2013 (anterior a la bajada de comisiones), hasta el 1,14% actual, y se situarán en el entorno del 1% con la nueva reducción prevista. También la comisión de depósito efectiva disminuye desde el 0,25% anterior hasta el 0,20% actual.

La rentabilidad de los Planes de Pensiones se calcula en base a su valor liquidativo (único), en el que están deducidos todos los gastos que soporta el partícipe, por lo que la rentabilidad calculada es NETA de comisiones y gastos (no ocurre lo mismo con otros productos financieros).

Según la última información disponible de octubre de 2017, la rentabilidad anual media ponderada neta de gastos, en los últimos doce meses de los Planes de Pensiones es del 4,9%; del 2,5% anual en los últimos tres años o del 4,7% anual en los últimos cinco años. En los plazos largos, también la rentabilidad es muy positiva, 4,1% anual en los últimos 25 años o 2,9% en los últimos 20 años. Es decir, la rentabilidad acumulada de las aportaciones a Planes de Pensiones, realizadas hace 25 años es del 173%, mientras que la inflación acumulada en este período fue sólo del 85%.

Otro punto importante que se trata, es la seguridad. Los Fondos de Pensiones son patrimonios separados e independientes del balance de sus entidades Gestoras y depositarias. Tanto las aportaciones a Planes de Pensiones, que son propiedad de los partícipes, como los valores en los que invierten los Fondos de Pensiones, que son custodiados por las entidades depositarias, disfrutan de absoluta seguridad. En caso de insolvencia de la depositaria o de la gestora, el Fondo de Pensiones no se disuelve y se sustituyen (Gestora o depositaria) por otra entidad, sin afectar, por tanto, al patrimonio del partícipe.

En 2014 aumentó la transparencia en los Planes de Pensiones al establecer la información esencial que preceptivamente recibe el partícipe antes de contratar un Plan de Pensiones Individual (documento de datos fundamentales para el partícipe).