03/04/2018

¿Es suficiente el aumento de afiliados a la Seguridad Social para hacer frente al gasto en pensiones?

En pleno debate sobre la sostenibilidad del sistema y las protestas masivas de jubilados en las calles reclamando un incremento superior al 0,25%, el importe mensual de pensiones contributivas de la Seguridad Social del recién finalizado mes de marzo, alcanzó los 8.946,9 millones de euros. Sí, de nuevo hablamos de cifra récord, con un incremento interanual del 3,02% según datos publicados la pasada semana por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. El efecto se produce fundamentalmente por el envejecimiento de la población, que eleva el número de beneficiarios de la jubilación. Respecto al mes anterior, se traduce en 10.335 nuevas pensiones.

La mayor parte de los casi 8.947 millones de euros destinados a pagar la nómina de las pensiones fue a parar a las pensiones de jubilación, con 6.362,3 millones de euros (+3,7%), seguidas de las pensiones de viudedad, a las que se dedicaron 1.539,1 millones de euros (+1,3%).

La pensión media de jubilación asciende a 1.079,16 euros, lo que representa un aumento del 1,94% respecto al año pasado. La pensión media del Sistema, que comprende las distintas clases (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares), alcanza los 933,57 euros mensuales, lo que supone un aumento interanual del 1,85%.

El conjunto del Sistema público supera los 9,5 millones de pensiones contributivas (9.583.617), un 1,15% más respecto al año pasado. Con ello, ya se acumulan 26 meses consecutivos de crecimientos superiores al 1%.

Más de la mitad de las pensiones, 5.895.603 concretamente, son por Jubilación; 2.357.725 corresponden a Viudedad; 949.714 a incapacidad permanente; 339.379 a orfandad y 41.196 a favor de familiares.

Estas cifras se conocen unos días después de que El Consejo de Ministros aprobará su proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado, que incluyen una subida de las pensiones mínimas y de viudedad de entre el 1% y el 3%,  un alza que beneficiaría a más de 5,7 millones de pensiones, incluidas las mínimas, las de viudedad y las no contributivas. Dicha subida tendría carácter retroactivo, por lo que se aplicaría a las pensiones afectadas desde el pasado 1 de enero.

El nuevo récord en el gasto en pensiones públicas promete avivar el debate sobre la sostenibilidad del sistema. Todo ello, a pesar de los datos de afiliación a la Seguridad Social que hemos conocido hoy, en los que superamos los 18,5 millones de cotizantes, nivel que no se conseguía desde diciembre del 2008, apenas cuatro meses después de la quiebra de Lehman Brothers. Sin embargo, el envejecimiento de la población ha acabado por consumir la llamada hucha de las pensiones, y para continuar manteniendo el sistema actual , y garantizar así la sostenibilidad de las pensiones, los expertos estipulan que habría que rebasar los 20 millones de afiliados.