20/11/2019

Misión: sostener el consumo

Estamos viviendo un momento de relativa calma en los mercados. En este último mes han cambiado pocas cosas: la macroeconomía, la manufactura y la actividad industrial siguen estando débiles. De hecho, probablemente en dos o tres trimestres la economía llegará a un punto de mínima expresión en la parte industrial, donde ya vemos a una Europa prácticamente en recesión y a EE.UU. en un decrecimiento muy fuerte.

¿Qué ha cambiado en el último mes?

Lo que sí ha cambiado son las expectativas sobre los Bancos Centrales, que han venido a decir que si la economía no entra en recesión, no habrá más bajadas de tipos. Algo muy racional en EE.UU. y algo más necesario incluso que racional en Europa, donde no hay mucho margen para seguir bajando.

A día de hoy, lo único que sostiene a la economía es el consumo. Por ello, desde la parte política se está tratando de manejar el miedo social por una recesión, para que el consumo no baje especialmente en estos últimos meses del año donde se consume prácticamente el 50-60% del consumo anual (acción de gracias, black friday, navidades…).

De lo que no cabe duda es que la inflación empieza a ser una preocupación más relevante de lo que era hace unos meses. Los Bancos Centrales han puesto todas las medidas para impulsar la inflación y, sin embargo, no ha crecido. No se sabe en qué estado está exactamente, pero no está creciendo y estructuralmente estamos en un periodo de menor inflación debido entre otros factores al avance de la tecnología o el envejecimiento de la población. En EE.UU. la inflación está mucho más cercana al 2% que tiene la Reserva Federal como punto promedio, pero en el resto del mundo y especialmente en Europa sí tenemos deflación.

Durante los dos últimos años hemos vivido una rentabilidad espectacular de la renta fija, derivada de la bajada de tipos. No podemos obviar que se han adelantado rentabilidades futuras en el espectro de la renta fija. Por ello,  los gestores tenemos una responsabilidad de cara a futuro, en cambiar algunas de las formas en las que hemos estado invirtiendo para seguir consiguiendo rédito (especialmente en renta fija). Debemos ser conscientes de que hay quien está comprando por ejemplo un bono alemán a diez años en tipos negativos (actualmente está entre -0,40 y -0,50 y ha llegado a estar hasta en -0,70%), que con una inflación promedio del 1,5% a diez años… se está garantizando perderle a la inflación el 2,20% cada año durante los próximos diez años.

¿Qué estamos haciendo en Fonditel?

Intentamos hacer las cosas algo diferentes a como se ha hecho habitualmente. Empezando por pensar en que hay que asumir riesgos distintos a los que se han asumido tradicionalmente, abrir la mente a la deuda emergente en divisa local, y no centrarnos solo en deuda americana o deuda inglesa. Asumir riesgos crediticios a corto plazo, donde la duración no tenga tanta importancia y sí el riesgo crediticio: por  ejemplo comprar deuda polaca en zlotys. Polonia es un país con el mismo rating que España y que tiene una economía muy ligada a los grandes países de la UE, por lo que tienes que gestionar principalmente el riesgo de divisa.

No puedes basar tu cartera en esto, pero si tienes 15-20 posiciones con riesgo crediticio explícito de corto plazo, asumiendo riesgo divisa… gestionando esa divisa y ese riesgo puede empezar a tener expectativas de rentabilidades positivas.

Seguro te interesa: "¿Qué ha cambiado del pasado diciembre a hoy?"