14/02/2020 Fuente: Estudio de KPMG

Situación de las pensiones en España

Un  informe de mercado elaborado por expertos de KPMG en el ámbito de la previsión social, basado en las respuestas de 143 empresas, revela que un 27,5% cuenta con al menos un sistema de jubilación colectivo para su plantilla. Del total de la muestra analizada, los sectores financiero, energía, químico y farmacéutico son los que muestran mayor protagonismo en lo que a sistemas de jubilación colectivos se refiere. Los sectores con menor grado de desarrollo en la implementación de sistemas de previsión son los sectores de transporte y logística e industria.

El estudio revela que el sistema público de pensiones se enfrenta al reto demográfico del progresivo envejecimiento de la población y del aumento de la tasa de dependencia. La evolución de las variables demográficas y económicas dificulta la sostenibilidad del sistema de reparto intergeneracional, lo que ha motivado diversas reformas en el sistema y augura la necesidad de nuevas reformas a medio plazo.

Dentro de las posibles medidas a aplicar a nuestro sistema de pensiones se plantean: el posible retraso de la edad de jubilación, ajustes vinculados a la esperanza de vida, la obligatoriedad de los planes de pensiones de empleo o el endurecimiento de los requisitos de acceso a la jubilación. Otras medidas de carácter estructural serían la implementación de la llamada mochila austriaca o las cuentas nocionales según el modelo sueco. En el modelo austriaco, el empleado a lo largo de su etapa laboral, recibe por parte del empleador una aportación anual en un fondo de capitalización. Este capital es gestionado por institución financiera que lo invierte para generar un rendimiento. El fondo de ahorro se mantiene aunque haya cambio de trabajo y el Estado lo incentiva como complemento a la pensión pública. Asimismo, el trabajador puede hacer efectivo el abono de las cantidades acumuladas en el fondo en caso de despido improcedente, de movilidad geográfica o en el momento de su jubilación para complementar la pensión pública.

Según el informe la confianza en el sistema público decrece y la opinión del mercado es que las pensiones que otorgará el estado no serán suficientes. Así un 86% de la muestra considera que será necesario el ahorro para complementar la pensión pública para alcanzar un nivel de recursos dignos a la jubilación.

El desconocimiento y la falta de información en torno al sistema público generan limitaciones en la adecuada planificación de la jubilación. El 95% de los encuestados  consideran necesario recibir la información de la pensión de Seguridad Social que recibirá cuando se jubile. Conocer el nivel de ingresos que nos va a otorgar el sistema público es imprescindible para una adecuada planificación de la jubilación.

El estudio concluye que hay que fomentar la información, cultura financiera y de ahorro entre la población acerca de todos los aspectos influyentes en la planificación de la jubilación.