29/05/2018

Preparados para los movimientos del mercado

A pesar de los momentos de debilidad que reflejan los mercados, lo cierto es que seguimos en un entorno de crecimiento económico sincronizado en todo el mundo. Eso sí, quizá algo menos sincronizado que a cierre de 2017.

Respecto a la inflación en la Eurozona, nuestra opinión es que va a llegar en los próximos meses. Nos basamos en el dato de inflación subyacente, que no solamente se desplomó en la lectura anterior, sino que ya venía con una tendencia relativamente débil de varios meses. “Europa se ha visto afectada por cuestiones muy del momento, pero el dato de inflación probablemente remontará en los próximos meses” afirmaba Ignacio Chacón, gestor de carteras Multiactivos de Fonditel, en la tertulia con Laura Blanco en Capital Radio que al final de este artículo puedes escuchar y descargar.

El crecimiento en Europa está aún por encima del potencial. Centrando la atención en los tipos de interés, consideramos que hasta dentro de un mínimo de 12 meses no veremos una subida de tipos de interés en Europa. De verlo antes, significaría un cambio muy brusco en la comunicación del BCE, para la cual el mercado no está preparado y para la que no hay suficientes evidencias.

Tras este análisis de la situación financiera actual, vamos a analizar cómo influye en la gestión de carteras. En nuestro caso, al tratarse de una gestora con una filosofía de gestión patrimonialista, ejercemos un control exhaustivo del riesgo.

Llevamos mucho tiempo “volando con viento de cola”, con un apoyo explícito y continuo de los Bancos Centrales a nivel internacional. Ese viento de cola está girando, cambiando poco a poco y toca aterrizar. Para este aterrizaje, desde principio de año, en Fonditel hemos bajado un escalón del nivel de riesgo de las carteras, ya que creemos que en la eficiencia del binomio rentabilidad-riesgo empieza a haber cierto nivel de descompensación. Este escalón puede suponer bajar un tercio del nivel de riesgo máximo de cada cartera.

En un entorno en el que los tipos suben, la renta fija generalmente baja de precio. Con la situación actual, se puede pensar que los tipos tenderán a subir aunque no de manera muy brusca, por lo que el atractivo de la renta fija es muy limitado, y lo que merece la pena es estar cortos de duración aunque no demasiado.

Dentro de este entorno, cuanto más largo sea el plazo del vencimiento del bono, si los tipos de interés suben, más bajará el precio del bono, ya que vas a estar más tiempo cobrando intereses por debajo de lo que podrías obtener a día de hoy. A esto nos referimos cuando hablamos de duración, el reflejo del riesgo ante una variación de los tipos de mercado.

 

 

El valor relativo de la renta variable frente a la renta fija sigue siendo alto. Sin embargo, en términos de valor absoluto, pensamos que no es tan alto ya que las valoraciones de la renta variable están más ajustadas. Por ello, a la hora de gestionar el riesgo, hemos considerado que merece la pena reducirlo. Vemos mucho más valor relativo que absoluto, y basar las inversiones en valor relativo, significa sufrir enormemente cuando las circunstancias cambien.