10/10/2017 Fuente: Aegon

Los españoles no estamos preparados para la jubilación

Aegon, uno de los mayores grupos aseguradores europeos, ha publicado un estudio sobre la preparación para la jubilación en nuestro país. El estudio incluye datos de 15 países de Europa, Asia, América y Australia.

Dicho análisis, se centra en las respuestas de 1000 españoles: 900 trabajadores en activo y 100 totalmente retirados. En él, se evalúa la preparación para la jubilación de los trabajadores españoles y sus aspiraciones de cara a su retiro. Los resultados no son demasiado positivos colocando a España a la cola en cuanto a planificación previa a la etapa de retiro. El Estudio de la Preparación para la Jubilación de Aegon 2017 señala que los trabajadores españoles se sitúan en el penúltimo puesto de los 15 países estudiados en cuanto a preparación para la jubilación.

Fuente: Aegon

Por otra parte sólo tres de cada diez trabajadores españoles son ahorradores habituales, lo que nos coloca por debajo de la media global. La planificación financiera para la jubilación rara vez incluye un apartado para imprevistos. Solo uno de cada cinco (20 %) trabajadores españoles tiene un plan alternativo que les proporcione ingresos si no pueden seguir trabajando antes de llegar a la edad de jubilación.

Más de la mitad de los trabajadores españoles piensa dejar de trabajar en cuanto llegue a la edad de jubilación (frente al 33 % global). Es la proporción más alta de todos los países estudiados.

El estudio pone de manifiesto que ahorrar para la jubilación sigue sin ser una prioridad para los trabajadores españoles, lo que se refleja en el escaso nivel de preparación para la jubilación en comparación con los demás países del estudio. Los trabajadores y los jubilados españoles confían en que su gobierno financie dos tercios (65 %) de sus ingresos durante la jubilación. Esta falta de interés podría constituir un problema a largo plazo, dado que en  todo el mundo, los países se enfrentan a cambios sin precedentes. La esperanza de vida sigue aumentado, se intensifican las presiones sobre los gobiernos y los sistemas de pensiones y los ciudadanos deberían asumir cada vez más responsabilidad individual.

 

Fuente: Aegon