25/03/2020

¿Ahorrar mediante planes de pensiones o fondos de inversión?

España es de los países del mundo donde la esperanza de vida al nacer y a los 65 años, sigue siendo la más dilatada. Nuestra esperanza de vida tras la jubilación aumenta en dos meses por cada año que pasa. Por ello, debemos ser conscientes que vamos a vivir más y debemos empezar a ahorrar cuanto antes.

A la hora de dirigir nuestro ahorro hacia productos de inversión es habitual que surja la duda entre invertir en un plan de pensiones o en fondos de inversión. Tanto unos como otros, tienen sus ventajas e inconvenientes, todo depende de tus necesidades. Cada producto cumple con unas funciones diferentes, por lo que la decisión de invertir en fondos de inversión no solo es compatible con la de ahorrar mediante planes de pensiones, sino que es recomendable.

Horizonte temporal de inversión

Si el horizonte temporal de inversión es a corto plazo, porque es posible tener que disponer de alguna parte de ese ahorro, es mejor destinar ese ahorro a invertir en fondos de inversión. Si en cambio, el horizonte de la inversión es a largo plazo pensando en la jubilación, se puede invertir en planes de pensiones, al tratarse de una solución pensada para complementar la futura pensión pública.

 

La liquidez del producto

Este es uno de los puntos que más diferencian a una opción de la otra. La liquidez en los fondos de inversión es total, pudiendo solicitar el reembolso de las participaciones en cualquier momento. Los planes de pensiones son líquidos en determinadas circunstancias, tales como la jubilación, incapacidad laboral o el fallecimiento, el desempleo prolongado, la enfermedad grave y a partir del 2.025 las aportaciones con más de diez años de antigüedad.

En principio el plan de pensiones nació con el objetivo de destinar una parte de nuestros ahorros para acumular un capital para la jubilación. Si un inversor no es disciplinado e invirtiera en fondos de inversión, podría verse tentado a disponer del dinero destinado a la jubilación, en tanto que, si invirtiera en planes de pensiones, esa capacidad de disposición queda limitada a supuestos más concretos.

 

Fiscalidad

Desde un punto de vista fiscal, el plan de pensiones es un producto muy eficiente para aquellos contribuyentes que durante su vida laboral generan una renta integrable en la base imponible general del IRPF. El beneficio fiscal conferido a los planes por las aportaciones no supone una exención en la tributación de las rentas sino simplemente un diferimiento, dado que cuando se produzca el rescate se tributará, aunque a un tipo más bajo del que se desgravó en el momento de la aportación.

Por lo que se refiere a la tributación de la de la liquidez, la situación es muy distinta en los dos productos dado que en los fondos de inversión las ganancias patrimoniales tributan a un tipo fijo del 19%, 21% o 23%. Por su parte, los rescates de los planes de pensiones tributan como rendimientos del trabajo, al tipo que corresponda según el nivel de ingresos.

Para terminar, hay que señalar que, tanto en fondos de inversión como en planes de pensiones, se pueden realizar traspasos sin tributar por las ganancias obtenidas hasta ese momento. Las aportaciones a planes de pensiones desgravan en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en tanto que las suscripciones de fondos de inversión no lo hacen.