16/10/2019

Planes de Pensiones de Empleo: los grandes artífices de la ISR en España

Hace veinte años en España, era complicado explicarle a alguien qué era un fondo de inversión como vehículo financiero. Nadie tenía conocimiento de qué era eso. Algo así pasará cuando alguien dentro de 20 años conciba un plan de pensiones o un fondo de inversión sin factores ASG.

Francesc Martínez Bailac, Vicepresidente de Spainsif y  director de Private Equity & Real Estate Investments de Fonditel, fue el encargado de moderar la mesa redonda durante el acto organizado por Spainsif y acogido por nuestra gestora. En la mesa se encontraban: Mónica Pérez Sánchez, Presidenta de la Comisión de Control del Plan de Pensiones de Empleados de Telefónica; Sol Hurtado de Mendoza, Directora General de BNP Paribas AM para Iberia; Marta Marín Directora General de Amundi Iberia; José Carlos Vizárraga, Director General de Ibercaja Pensión.

 

 

Quizás la Inversión Socialmente Responsable (ISR) fue en su momento una moda, pero hoy es una realidad aplastante. Solo hace falta abrir los periódicos cada mañana, y ver que Europa sigue siendo la líder tanto en porcentaje de activos ISR como en el importe total de las inversiones. Marta Marín subrayaba la tendencia a nivel global del crecimiento de la ISR: "En los últimos años ha crecido más de un 34%, y se espera que siga esa tendencia al alza".

José Carlos Vizárraga, destacaba en su intervención al Plan de Pensiones de Empleados de Telefónica (gestionado por Fonditel) como pionero en este mundo de la ISR. En la industria financiera española, el gran artífice de la implantación de la ISR son los planes de pensiones de empleo y, por consiguiente, las Comisiones de Control de los mismos. Es cierto que ahora el crecimiento en nuestro país se está centrando principalmente en los planes de pensiones de empleo, pero sin duda alguna, el  sector financiero se tendrá que ir adaptando, ya que en los próximos años la ISR irá creciendo de manera considerable, llegando también al inversor particular.

A nivel internacional, todos los inversores institucionales siguen ahora mismo criterios de ISR. Se han percatado de que es una manera de tener una visión global de las empresas y los Estados en los que inviertes, teniendo un mayor control del riesgo. Como colofón, ver que además, en términos de rentabilidad merece la pena. Desde el Plan de Empleados de Telefónica, Mónica Pérez resaltaba que como inversor institucional deben apoyar, con todos los medios que estén en su mano, a crear un sistema financiero global y sostenible.

A futuro, sin duda, la rentabilidad va a ser peor en aquellas empresas que contaminen más, tal y como recalcaba Sol Hurtado. Principalmente porque, con el plan de acción de finanzas sostenibles de la UE, les va a costar más tener acceso a la financiación. Un mayor coste de financiación, repercutirá en una menor rentabilidad empresarial. Por ello, invertir de manera socialmente responsable es más rentable, especialmente en el medio-largo plazo.

En esta mesa de debate, todos mostraban su convencimiento en que el tema de sostenibilidad aporta valor en el medio y largo plazo de las inversiones. Es cierto que, normalmente, la primera reacción de los gestores ha sido como una especie de resistencia a la incorporación de factores extrafinancieros en las inversiones. Sin embargo, poco a poco, sobre todo cuando han visto que aporta valor (especialmente en la parte de control de riesgo), se van adaptando perfectamente a esta integración.

Los fondos ISR realmente están aportando rentabilidad positiva, y hay ya numerosos informes que lo avalan. Esto es fundamental, ya que no debemos olvidar que la generación de rentabilidad es el fin de toda inversión. Pero sobre todo, es fundamental para que todo el inversor particular vea que puede ganar dinero contribuyendo a la sociedad: “ya que invertimos, vamos a invertir siendo socialmente responsables”.