12/12/2019

Inversión sostenible: trinomio rentabilidad,riesgo y sostenibilidad

Mañana finaliza la Cumbre del Clima (COP25) celebrada en Madrid. Dentro de ella, Fonditel ha participado en la mesa redonda organizada por Spainsif: “La Inversión Sostenible como palanca para la contribución climática”. Las finanzas pueden impulsar la transición energética hacia una economía neutra en carbono, y de ello se debatió en esta mesa, el cómo pueden estas contribuir al cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París y evitar que el incremento de temperatura supere el 1,5ºC en 2050.

Como canalizadores de inversión privada a largo plazo a través de fondos de pensiones, Fonditel va a contribuir en esta transición económica hacia una economía baja en carbono. Vamos a financiar un gran número de inversiones dirigidas a descarbonizar la economía. Sin embargo, para que se cumplan los acuerdos y los objetivos, hace falta no solo un compromiso de los inversores privados, también un compromiso de los Estados con el dinero público. Ahí quizás falta todavía un golpe en la regulación, impuestos, tasas… es decir, forzar a que de verdad ocurra desde los ámbitos que son los generadores. Esta transición tendrá éxito siempre y cuando haya una colaboración entre empresas, responsables políticos, reguladores y otros inversores. La palabra colaboración va a ser vital para llevar a buen fin todo este cometido, y nosotros somos, por tanto, un colaborador más en este proyecto.

Estamos viendo como todo este movimiento de sostenibilidad se ha producido de abajo hacia arriba. Han sido los jóvenes, las pequeñas comunidades locales… los que con movilizaciones han forzado a los reguladores y a los dirigentes políticos a regular y ordenar. La adaptación a nuevos marcos regulatorios y la gobernanza de las inversiones tendrán un efecto directo también en la sociedad en su conjunto al transitar hacia una economía sostenible y baja en carbono.

Teresa Casla, Consejera Delegada de Fonditel, califica de big bang el cambio que está suponiendo y va a suponer todo esto en el proceso de la gestión tradicional de activos: “Acostumbrados a trabajar siempre con dos factores (rentabilidad y riesgo), ahora entra a escena un tercero: la sostenibilidad. Y este factor es tan importante como los otros dos, por lo que pasamos de analizar un binomio a un trinomio”.

En Fonditel hemos hecho muchos cambios para adaptarnos a la sostenibilidad: hemos integrado la ISR en nuestro proceso de inversión, publicamos una memoria con el rating de toda la cartera, para el próximo año vamos a implementar la huella de carbono en nuestras carteras, tenemos una cartera de inversiones temáticas que sigue una serie de Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS´s) de la ONU… Todos los recursos que la gestora dedica a gestionar el riesgo y la rentabilidad, los tiene que dedicar ahora a gestionar la sostenibilidad. Ello implica cambio de roles, talentos nuevos, flexibilidad, adaptación y aprendizaje.

El riesgo lo medimos en volatilidad, el rendimiento en rentabilidad y la sostenibilidad tenemos que conseguir medirla también. Debemos incorporarla al proceso de análisis con una medida, y para ello estamos aún algo lejos a pesar de que todo está en proceso y que en poco tiempo tendremos ya alguna normativa europea.

Consideramos que ahora llega el momento de ordenar y consolidar todos los pasos que se han dado en esta materia. Esperar a que salga una normativa estandarizada para todos y se aprueben los reglamentos. Para ver un crecimiento exponencial en la lucha contra el cambio climático, falta un proceso claro de armonización de los datos extrafinancieros de las compañías, en el que se explicite la forma de reportar estos criterios por parte de las empresas. A ello se le debe añadir algo indispensable: que los Estados destinen fondos públicos a favor de la sostenibilidad. Para nosotros, como gestores, es una tarea de convicción, porque entendemos que desde los estamentos reguladores o legisladores queda aún mucho por hacer.