24/06/2019

Los factores ASG vendrán de serie en tus inversiones

Nadie se pregunta hoy en día si un coche tiene dirección asistida o airbag, o un móvil viene o no con bluetooth o cámara de fotos. De igual manera, en una década nadie se planteará si los productos financieros que compraremos incluirán o no factores extra-financieros, todos lo harán. Pero hoy, como hace una década con los coches o los móviles, sí debemos preocuparnos de distinguir qué productos los incorporan y cómo.

Estamos asistiendo a los primeros pasos en la creación de modelos de gestión que incluyan factores extra-financieros. Por ello, aún existe una gran dispersión entre los diferentes proveedores de análisis y cierto nivel de confusión en cuanto a la nomenclatura y definición de los estilos y productos. Los reguladores van a tener un papel fundamental en acelerar esta transformación, fomentando la homogeneización de conceptos y la definición de productos, ayudando a los  inversores a distinguir aquellos productos realmente comprometidos.

A día de hoy, lo más extendido es el foco en bonos verdes y/o sociales. La incorporación de factores ASG en la gestión de los activos de Renta Fija es un proceso más reciente, y está aún en un estado de menor desarrollo precisamente por lo que acabamos de comentar: falta de un marco consensuado y dudas sobre el grado de aplicabilidad (exclusión de países, criterios relevantes, peso en su aplicación…).

La preocupación por integrar los aspectos ASG en las carteras parece ser una tendencia imparable. Ello, probablemente derivará en una mayor exigencia del inversor institucional, una mayor concienciación del inversor retail y una regulación más intervencionista, que dará como resultado un menor interés por los ETF´s “tradicionales”, pero como ya estamos viendo, la creación y expansión de nuevos ETF´s / productos indexados que cubran estas nuevas necesidades.

La industria “Indexada/cuantitativa” ha demostrado en los últimos años su enorme grado de adaptabilidad. Internet le ha permitido un acceso rápido, barato y directo a los inversores, lo que facilita su penetración y crecimiento en volumen. La tecnología les ha permitido innovar, escalar y adaptarse a escenarios o procesos más complejos a un coste muy bajo. Es por esto por lo que consideramos que tendrán un papel muy relevante en el desarrollo de soluciones ASG, no solo como dando respuesta a la demanda que se vaya generando, sino incluso creándola.

La industria de la inversión activa tendrá que hacer mayores esfuerzos para demostrar su capacidad para generar alfa. Para hacerlo, es posible que deba ofrecer soluciones personalizadas capaces de generar rendimientos financieros al mismo tiempo que crea un impacto social y ambiental positivo y medible para los inversores.