05/08/2020 Fuente: Banco de España

Los hogares más expuestos a la pandemia son menos vulnerables que en 2008

En un reciente artículo, el Banco de España analiza la situación financiera de los trabajadores más afectados por la pandemia. En él, estima que la pandemia actual ha afectado especialmente a la actividad de aquellas industrias cuyo consumo requiere una mayor proximidad social (comercio, hostelería, educación y servicios personales). Por su parte, las menos afectadas (las industrias regulares) incluyen agricultura, manufacturas, construcción, servicios a empresas e intermediación financiera, además de Administración Pública.

Se ha observado una disminución de la demanda de servicios como los de restaurantes, hoteles, comercio físico y actividades artísticas. Estas pautas difieren de las observadas en recesiones anteriores, como la de 2008, en las que los sectores más afectados fueron la construcción o las manufacturas de productos duraderos.

Las industrias más golpeadas por la pandemia empleaban proporcionalmente a más jóvenes y mujeres que los demás sectores, y en mayor porcentaje a trabajadores con salarios bajos. Las industrias sociales ocupaban entre 2008 y 2017 a más del 50 % de las mujeres y en torno a la mitad de los menores de 35 años. Los empleados de estas industrias tienen menores rentas del trabajo que el resto, si bien no son siempre el miembro que más renta aporta al hogar.

Por otra parte, los trabajadores de las industrias sociales tenían en 2017 menos activos financieros y afrontaban más pagos por deudas que el resto. Cuando se comparan con los trabajadores de las industrias regulares de 2008, más afectados por la crisis financiera, un menor porcentaje vivía en 2017 en hogares que dedicaban más del 40 % de su renta al pago de deudas.

 

Teletrabajo

Al distinguir entre industrias regulares y sociales en función de la posibilidad de trabajar a distancia, se detecta una vulnerabilidad financiera mayor entre los empleados de ocupaciones con menores posibilidades de teletrabajo. Comparados con el resto de los trabajadores de las industrias sociales, estos viven en hogares con menores niveles de activos financieros, que pagan más por deuda y que dedican un mayor porcentaje de su renta a gastos difíciles de ajustar.

 

Vulnerabilidad financiera de los hogares

En resumen, en comparación con los trabajadores más afectados por la recesión de 2008, en 2017 los empleados de las industrias sociales tenían una probabilidad 6 puntos menor de ser los principales preceptores de renta del hogar, y una probabilidad 3 puntos menor de residir en hogares que dedicaban más del 40 % de su renta a pagos de deuda. Mientras, un porcentaje similar residía en hogares con activos financieros limitados.

El grado de diversificación de los ingresos de los hogares más expuestos a la recesión actual (ligeramente superior al observado en 2008) y la menor proporción de la renta destinada al pago de deudas sugieren que estas familias tendrían en el presente una menor vulnerabilidad financiera que las más afectadas por la crisis de 2008.

<