07/05/2020 Fuente: Banco de España

¿Cómo afrontan los hogares españoles la crisis del coronavirus?

Un reciente informe del Banco de España, revela que las familias españolas afrontan la crisis del coronavirus desde una posición patrimonial más sólida respecto a la crisis financiera de 2008. El volumen de activos líquidos de los hogares españoles, en proporción a su renta, es también más elevado que antes de la última crisis. Bien es cierto que, aunque la posición patrimonial de partida de los hogares era relativamente sólida, existen segmentos de población en situación de particular vulnerabilidad.

En la última década, los hogares han realizado un importante esfuerzo de desendeudamiento. Se observa un descenso acumulado de cerca del 23% desde finales de 2008. Esto, unido a una caída significativa de los costes refinanciación en los últimos años, se ha traducido en un fuerte descenso de la proporción de la renta que las familias destinaban al pago de sus deudas. Según las últimas encuestas, un 10% de los hogares dedicaba más del 40% de su renta al servicio de la deuda. Estamos hablando del porcentaje más reducido desde 2005. Por su parte, el porcentaje de hogares que dedicaban más del 30 % de su renta al pago del alquiler se ha incrementado significativamente. En el segmento de población de menores de 35 años, este incremento es especialmente significativo.

Soluciones para mitigar la vulnerabilidad de algunos sectores de la población

Los programas de apoyo a los hogares afectados por los efectos económicos de la crisis sanitaria contribuirán a mitigar su impacto sobre la situación económico-financiera. Así, entre las medidas aprobadas, la moratoria en el pago de las cuotas hipotecarias y del resto de préstamos a personas físicas para desempleados y autónomos que hayan visto sustancialmente reducidos sus ingresos como consecuencia de la crisis sanitaria aliviará la presión financiera de los colectivos beneficiados por la medida. Además la posibilidad de aplazar los pagos de los alquileres limitara el impacto de la crisis en estos colectivos.

Por su parte, el acceso a las prestaciones contributivas por desempleo para aquellos trabajadores despedidos que carezcan del período de cotización necesario o la extensión de los beneficios a trabajadores temporales, mitigará el descenso de sus rentas.