09/10/2017

¿Qué es la gestión independiente?

En ocasiones, damos por sentado que todo el mundo entiende lo que implican algunos términos que usamos de forma habitual cuando hablamos de algo en lo que somos expertos. Para nosotros pueden ser evidentes pero no tiene por qué serlo para el profano en la materia. En el mundo de la gestión ocurre con el término gestora independiente.

En Fonditel somos independientes. Este término, que a priori parece que no es importante ya que a los posibles clientes lo que le importa es el producto y/o el servicio y les trae sin cuidado a quien pertenece la empresa, resulta que en el mundo de la gestión de ahorro e inversión sí tiene consecuencias directas para el partícipe que debería conocer, de ahí que se haga tanto hincapié en el concepto de independencia.

Cuando se habla de gestora independiente a  lo que se está haciendo referencia es a que la gestora no pertenece a ningún grupo financiero. Al no formar parte de ningún grupo con intereses en el sector financiero, la única vía de ingresos depende de los partícipes que tenga, número que a su vez depende de lo satisfechos que estos estén con la gestora y sus resultados, lo que indefectiblemente obliga a que el alineamiento de intereses entre la gestora y el partícipe tenga que ser total. Dicho de otro modo la gestora independiente sólo gana dinero si su partícipe gana dinero, puesto que no obtiene más ingresos que los de la comisión de gestión que cobre sin recibir ningún otro ingreso indirecto, como por ejemplo por el tipo de cambio aplicado a las divisas que el plan o el fondo tenga en cartera, o por las tramitaciones de las órdenes de compra y venta de los valores que componen la cartera del fondo o del plan.

Adicionalmente, las gestoras independientes no cuentan con una gran estructura comercial como la de las redes bancarias que necesita ser abastecida permanentemente con producto nuevo que colocar a sus clientes. Esto produce dos efectos que influyen directamente en el participe: el primero de ellos es que al no tener que pagar una red comercial, las comisiones que cobran las gestoras independientes pueden ser menores; el segundo y quizá más importante para el partícipe, es que los productos que le ofrecemos son los que consideramos más adecuados para cada partícipe  y no los que sean en cada momento más interesantes o rentables para la entidad. Desgraciadamente en los últimos tiempos todos hemos visto varios ejemplos significativos de personas a los que se les había vendido un producto financiero que no era adecuado para ellos.

Todo ello redunda en una mayor libertad de acción de los gestores independientes a la hora de decidir las inversiones a realizar y una mayor transparencia. Desde Fonditel, creemos en las relaciones a largo plazo con nuestros clientes, y eso sólo es posible si el alineamiento de intereses con nuestros participes es una realidad tangible y no sólo una bonita frase de marketing.

Después de todo lo expuesto, queda claro que al menos en mundo de la gestión de inversiones a quién pertenece la gestora, el término independencia es algo que los partícipes deben valorar ya que les afecta de forma directa.