04/12/2017

¿En qué consiste la gestión por asset allocation?

En muchas ocasiones, queriendo dar el servicio más profesional y la mejor información, se olvida que conceptos que para el profesional son de lo más básico, para nuestro interlocutor son términos absolutamente incomprensibles y que por tanto no le aportan nada. En el ámbito de la gestión hay un término que usamos permanentemente y que probablemente entra dentro de la categoría de incomprensible para “el profano”: asset allocation o asignación de activos. Más allá de su traducción literal, lo importante es entender lo que implica, ya que se trata de una filosofía de gestión muy concreta y que por tanto tiene importancia para el inversor.

Cuando decimos que en nuestro modelo de gestión nos centramos en el asset allocation, a lo que nos estamos refiriendo es a que las decisiones de inversión fundamentales que tomamos a la hora de elaborar nuestras carteras, se refieren a los tipos de activos que deben formar pate de la misma y el peso que cada uno debe tener. En contraposición, otros modelos de gestión lo que hacen es elegir valores concretos en los que invertir.

Para ayudar a entender la diferencia podríamos decir que, si por ejemplo hablamos de renta variable americana, un gestión basada en el asset allocation lo que tiene que decidir es si debe invertir en renta variable americana o no y en qué porcentaje, mientras que una gestión basada en la elección de valores lo que decidiría sería qué acciones de empresas concretas comprar: Microsoft, Apple, Ford, Coca Cola, etc. En Fonditel nos decantamos por basar nuestra gestión en el modelo de asignación de activos. Las razones que desde el nacimiento de la gestora nos decantáramos por esta opción, son múltiples.

En primer lugar y de forma general, podemos decir que numerosos estudios demuestran que en el largo plazo la mayor parte de la rentabilidad se consigue acertando en la asignación de activos.

Además este modelo nos permite dotar a nuestros fondos de inversión y nuestros planes de pensiones de unas carteras mucho más globales desde el punto de vista geográfico, al permitirnos exponernos a cualquier mercado mundial, lo que a su vez implica una mayor diversificación lo que es fundamental al elaborar una cartera de inversiones.

Por otro lado es evidente que el modelo basado en la elección de valores concretos, incorpora un doble riesgo: el de acertar en el tipo de activo (igual que en el modelos de asset allocation) y la de acertar en el valor concreto dentro de ese tipo de activo.

Por seguir con el mismo ejemplo de la renta variable americana, se hace difícil pensar que alguien pueda tener un conocimiento tan profundo de todas las compañías representadas en los índices americanos para elegir la más adecuada en cada momento, no digamos si ya añadimos el resto de mercados mundiales. Parece obvio que el universo de elección en el  modelo de selección de títulos además de tener un doble riesgo es también más limitado.

En el caso de Fonditel precisamente sólo aplicamos el modelo de elección de valores concretos en la parte de renta variable española de nuestras carteras, ya que al ser nuestro mercado local es en el que sí podemos tener el valor añadido de un conocimiento profundo de las empresas.

Los resultados obtenidos por nuestros planes de pensiones y fondos de inversión en diferentes periodos de tiempo y para diferentes perfiles de riesgo, muestran una consistencia que reafirma claramente la idea de que lo importante en el largo plazo es acertar en la asignación de activos elegida en cada momento.