16/04/2019 Fuente: Informe de Supervisión Fiscal FMI

El FMI pide a España medidas en materia pensiones

El Fondo Monetario Internacional ha entrado en la campaña electoral española, donde el debate sobre las pensiones públicas está ocupando un espacio central. El organismo que dirige Christine Lagarde,  ha vuelto a ratificarse en que hacen falta medidas para garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones en España con una advertencia contundente: si se va a vincular la subida de las pensiones con el IPC, España deberá llevar a cabo iniciativas que compensen el gasto y que protejan el impacto de las cuentas.

“Garantizar la viabilidad financiera de los sistemas de pensiones requiere la adopción de una serie de medidas integrales, incluidas medidas para compensar la reciente relajación de la indexación de las pensiones en España”, asegura el FMI en su informe de Supervisión Fiscal presentado en Washington. Sin embargo, el actual gobierno socialista estima que si las pensiones contributivas continuasen revalorizándose cada año tan sólo un 0,25%, como estaba establecido antes de la reforma que liga la subida al IPC, supondría una merma en el poder adquisitivo de los pensionistas de “como mínimo un 20% de aquí en veinte años".

También puede interesarte:  Un país envejecido. ¿Cómo pagar las pensiones?

Además, el organismo internacional, considera que España deberá reducir de manera gradual el agujero de déficit por si tuviera que hacer frente a una hipotética recesión. Sin embargo, no fue el único país al que el FMI dio un toque de atención. En su informe sobre la situación fiscal de los distintos estados (Canadá, Francia, Japón, España, Reino Unido, Estados Unidos) insta a diferentes potencias a bajar sus niveles de deuda de cara a una hipotética futura recesión.

En el caso particular de España, las previsiones del organismo señalan que el déficit fiscal se mantendrá en el 2,3% este año y el próximo, pero habla de un crecimiento de dicho deficit a partir de 2021. Para ese año se estima que el déficit crecerá al 2,4% y en 2022, al 2,5%, como consecuencia de las jubilaciones de la generación más numerosa de la historia: la del baby boom. La recomendación no es nueva. Ya el pasado mes de octubre, el guardián de las finanzas internacionales advirtió que la reforma para vincular las pensiones al IPC “puede poner en peligro la sostenibilidad del sistema” a menos que se compense el aumento del gasto. Sus analistas estimaron que el nuevo modelo incrementaría el coste de las pensiones entre un 3% y un 4% del PIB durante los próximos 30 años.

 

El FMI dejó claro que si no hay reformas en las pensiones, será casi inevitable que se recorten. El rápido envejecimiento de la población y el débil crecimiento demográfico es una constante en los países industrializados. Todo ello pone de manifiesto que hay que tomar medidas para garantizar la sostenibilidad de los modelos de pensiones. El Fondo afirma que “la inmigración puede ayudar a reducir las presiones fiscales” y anima a las economías más envejecidas a integrar cuanto antes a los recién llegados para “maximizar los beneficios para las finanzas públicas”, además de incrementar la progresividad de los impuestos sobre la renta y aumentar los impuestos a las herencias como medidas para hacer frente a una hipotética crisis y lograr así un crecimiento económico equitativo.

 

Seguro que te interesan estos post:

Reflexiones del Banco de España sobre el sistema de pensiones

La población española aumentará en los próximos 30 años ¿afectará a las pensiones?