09/06/2020

La evolución de la Inversión Socialmente Responsable tras la Covid-19

Un año más Fonditel ha sido la encargada de acoger la sesión inaugural de la Semana de la ISR organizada por Spainsif. En esta novena edición, Teresa Casla CEO de Fonditel quiso empezar recordando y solidarizándose con todos aquellos que de un modo u otro se han visto afectados por la pandemia.

“La Covid nos ha dado tiempo. Tiempo para pensar, para parar y para reiniciarnos”

La humanidad siempre innova después de la crisis, y el coronavirus reformará por completo la geopolítica, las sociedades y los mercados tal y como los conocemos hoy en día. Sin duda, estamos ante el evento político, económico y psicológico de nuestras vidas, que impulsará la transformación en los años venideros.

Los periodos de crisis aceleran la historia. Las tendencias avanzan o se ven desplazadas súbitamente por otras nuevas. Si bien la tendencia hacia la sostenibilidad ya estaba en marcha, la crisis de la Covid-19 no ha hecho más que acelerarla. Sin duda, el gobierno corporativo y la sostenibilidad salen reforzados con la pandemia.

Las empresas con mejores calificaciones ASG tuvieron un mejor comportamiento relativo en los meses de marzo y abril, los más duros de esta crisis en la que estamos inmersos. Los factores ASG han salido sin duda reforzados de esta pandemia.

 

La A de ASG

En lo que respecta a la sostenibilidad, ya podemos hacer las primeras valoraciones. Hasta los más reacios a la sostenibilidad o al cambio climático, se han visto forzados a reconocer las mejoras que este parón mundial ha tenido sobre el clima, la calidad del aire y la naturaleza.

El confinamiento y la distancia social nos ha traído los beneficios del teletrabajo. Con ello, el auge de las teleconferencias en sustitución de viajes de trabajo ha provocado una gran reducción en las emisiones de CO2. Hablamos de millones de toneladas de CO2 que no enviamos a la atmósfera, en concreto, las emisiones globales de gases invernadero de carbono podrían caer un 8% este año. Esta cifra es el equivalente a lo que India emite por año y estaríamos hablando de la mayor caída jamás registrada. La caída de los gases de efecto invernadero solo este año podría ser mayor que la combinación de todas las recesiones de los últimos 50 años.

Según BlackRock, tan solo en el primer trimestre del año, fondos y ETF´s sostenibles aumentaron un 41% respecto al primer semestre de 2019. Lo que significa 14.000 millones de euros nuevos en inversiones sostenibles en 2020.

 

La S de ASG

En términos sociales (la S), se ha notado un notable aumento en la sensibilidad social hacia los trabajadores que han estado en primera línea. No solo para los sanitarios, también otros trabajadores que han estado muy expuestos desarrollando su labor en servicios esenciales. En muchas ocasiones, trabajadores pertenecientes a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. Además, los gobiernos han reflexionado sobre la necesidad de un nuevo contrato social que sea inclusivo con aquellos empleos más vulnerables.

 

La G de ASG

En cuanto a la Gobernanza, a nivel empresarial, los Consejos de Administración han adoptado en muy pocos días decisiones de gran calado y transcendencia. Hablamos de decisiones tales como suspender el dividendo, suspender la recompra de acciones o limitar las retribuciones de directivos para poder así garantizar el mayor número de empleos posible. Por su parte, los Gobiernos también han tomado decisiones revolucionarias, con rápidos y ambiciosos planes fiscales y monetarios, destinados a controlar la pandemia, salvar vidas y mantener empleos.

 

La vida tras la crisis de la Covid-19

En Fonditel creemos, que no hay mal que por bien no venga… Y después de esta crisis tendremos un refuerzo verde, siendo todo más sostenible. Todo lo ocurrido no ha podido dejar indiferente a nadie, y la Covid19 acelerará el cambio hacia energía limpia, la descarbonización y el cambio climático.

La tecnología se ha mostrado robusta y solvente, consiguiendo nuevas formas de consumo en la sociedad, nuevas formas de trabajo y nuevas formas de educación. Las cadenas de producción se acercarán más a los países, produciéndose una desglobalización. Las fronteras se controlarán más y el consumo será más local. Todo ello deberá tener en cuenta las disparidades regionales y las diferencias demográficas en esta nueva normalidad.

Por su parte, los inversores institucionales, bien por convicción o bien por regulación normativa, están integrando los criterios sostenibles y de rentabilidad a largo plazo en sus estrategias de inversión. Al mismo tiempo, crece la demanda de productos más sostenibles, con objetivos de mucho interés para la sociedad en su conjunto. Además, pensamos que en estos tiempos de crisis esta tendencia aumentará.

Durante 2019 hemos visto un impulso al aspecto ambiental por parte de Europa. A finales de año, la CE presentaba un pacto verde europeo para el impulso de una economía descarbonizada: Green Deal. Un plan ambicioso para que Europa sea el primer continente neutral en emisiones para 2050. El plan contempla un billón de euros para invertir en la próxima década y coinvertirlo con el sector privado a través del Banco Europeo de inversiones. Ello supondrá que, al menos, un 25% del presupuesto de la CE tendrá que ir destinado a acciones contra el cambio climático. Las energías renovables, las tecnologías para descarbonizar grandes industrias, el coche eléctrico o la producción sostenible de alimentos, probablemente sean las beneficiarias de dichas inversiones. En adición, la semana pasada, la CE propuso un plan para la recuperación para la crisis de la Covid19. Un plan a nivel europeo dotado con 750.000 millones y que contempla una corriente claramente verde para facilitar una recuperación sostenible.

 

<