17/09/2021

Mayor enfoque en la jubilación de las generaciones futuras, tarea pendiente para España

Repetimos posición 32 en el ranking de 44 países del Índice Mundial de Jubilación 2021 de Natixis

 

Por segundo año consecutivo, España ocupa el puesto 32º en el Índice Mundial de Jubilación de Natixis (Global Retirement Index), el cual analiza la capacidad de los países a la hora de satisfacer las necesidades de seguridad y expectativas financieras de sus ciudadanos cara a su jubilación.

Los resultados revelan que nuestro país aún tiene un amplio margen de mejora, particularmente en comparación con el resto de nuestros pares europeos. De un total de 44 países evaluados en el índice, España se coloca a la cola de la eurozona donde solo supera a Hungría, Lituania, Letonia y Grecia.

Las primeras posiciones vuelven a estar ocupadas por Islandia, Suiza y Noruega. Islandia repite en primer lugar con una puntuación más alta (83%). Los siguientes seis países: Suiza, Noruega, Irlanda, Países Bajos, Nueva Zelanda y Australia, mantienen las clasificaciones en el ranking de 2020.

Alemania sube al octavo puesto y Dinamarca se mantiene en el noveno, ambos con puntuaciones más altas en comparación con el año pasado. Mientras que Canadá desciende dos lugares y se sitúa este año en la décima posición.

Sobre el Índice global

 El estudio comparativo de la gestora francesa incluye dieciocho indicadores de desempeño, agrupados en cuatro subíndices temáticos, calculados sobre la base de datos confiables de gran una variedad de organizaciones internacionales e instituciones académicas. Los subíndices son:

1. Salud: gasto per cápita, gastos no asegurados, esperanza de vida.

2. Calidad de vida: felicidad, calidad del aire, agua y saneamientos, hábitat y biodiversidad, energía y cambio climático.

3. Bienestar material: equidad de los ingresos, renta per cápita, nivel de desempleo.

4. Finanzas para la jubilación: tasa de dependencia por persona mayor, inflación, nivel de morosidad, tipos de interés, presión fiscal, déficit público.

En los resultados de 2021, España se encuentra entre los primeros 25 en las categorías de Calidad de vida (subió a 17 después de dos años en la posición 18), Salud (subió un escaño a la posición 19, luego de alcanzar la 21 en 2019 y la 20 el año pasado) y repitió en la posición 20 en Finanzas para la jubilación, aunque con puntuación menor (de 62% en 2020 a 61% este año).

Lamentablemente los resultados en “bienestar material”, donde se mantuvo con una puntuación de 35%, han jugado en contra de una mejoría de nuestro país en el Índice global. Esta categoría mide los grandes retos que aún enfrentamos en cuanto a desigualdad de los ingresos (ej. continúa la brecha salarial de género), los ingresos per cápita inferiores a los de otros países europeos y el nivel de desempleo, factores clave que dificultan el ahorro de cara a la jubilación de los españoles.

Principales preocupaciones postpandemia

Un enfoque en cómo afrontar la jubilación de las generaciones futuras es un tema crítico que engloba desde los retos más apremiantes como la pandemia de Covid-19 hasta desafíos más a largo plazo como la inflación, la sostenibilidad y el cambio climático o cambios clave en la geopolítica mundial.

Este 2021, en su novena edición del reporte, la gestora Natixis destaca cuatro preocupaciones fundamentales para los ahorradores para la jubilación en este momento: la inflación, las tasas de interés, la deuda pública y un mundo de preocupaciones (desde el empleo hasta la salud y la desigualdad de ingresos).

El estudio enfatiza que la preocupación por la inflación ha estado al frente y al centro de la recuperación postpandemia, ya que el crecimiento se encuentra con interrupciones en la cadena de suministro, la escasez y el impacto de la inflación en el poder adquisitivo de los consumidores a largo plazo.

Con respecto a la deuda pública, se pone en valor que el gasto récord en 2020 y 2021 -como estímulo- fue una herramienta política fundamental que ayudó a evitar que la crisis de salud pública se convirtiera en una crisis económica mundial. Sin embargo, ahora representa una de las principales presiones para los responsables políticos. Los inversores han demostrado su preocupación por lo que esto significa para sus beneficios públicos de jubilación.

Finalmente, y más allá de las presiones económicas, el reporte incluye otra serie de preocupaciones sobre la jubilación que afectan a los inversores. Desde el empleo hasta la salud y la desigualdad de ingresos, factores críticos que pueden impactar negativamente los planes de pensiones y de jubilación.

 


 

<