04/02/2021

Educación financiera: pilar esencial para todos los colectivos y prioridad para todas las instituciones

Estar correctamente informado y formado hace que las personas tomen decisiones financieras responsables. Se tercia especialmente importante en el caso de los colectivos más vulnerables y en situaciones como la actual.

Comprender los impuestos, discernir si la economía personal puede enfrentarse a una inversión de cierto calado o incluso traducir los pormenores de las facturas más habituales siguen siendo todo un reto para una parte importante de la población. Para ello, el Ministerio de Consumo, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España han suscrito recientemente un convenio de colaboración para el desarrollo del Plan de Educación Financiera. El documento marco tiene una vigencia de cuatro años y necesitará de un desarrollo concreto. Esta tarea recaerá en una comisión de seguimiento conformada por miembros de las tres entidades.

La firma del convenio se suma al plan que CNMV y Banco de España llevan desarrollando desde 2008, y supone incorporar nuevas líneas de trabajo formativas y educativas en el sector financiero. Este convenio permitirá destinar más recursos a la formación en materia de consumo y la organización de jornadas y cursos presenciales y virtuales, centrados en materias de formación financiera.

Irán dirigidas a jóvenes, personas de la tercera edad, familias con sobreendeudamiento o familias monoparentales. El objetivo es extender y desarrollar la educación financiera entre los consumidores con el fin de reducir la exclusión financiera y la brecha digital entre los sectores vulnerables.

 

Problemas de educación financiera en España

Según el último Informe PISA, uno de cada cuatro adolescentes españoles carece de nociones sobre finanzas. Sin embargo, no es un problema que solo ataña a los jóvenes. Más de la mitad de los ciudadanos reconoce no tener conocimientos básicos de la materia o admite no ser capaz de distinguir qué es el IPC o el PIB. Asuntos del día a día son también un reto para muchos españoles. Así lo muestra la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que recuerda un estudio reciente en el que se da cuenta de que la inmensa mayoría de los consumidores tienen percepciones equivocadas del nivel de impuestos que pagan o cuando se pide un préstamo al banco (algo que la inmensa mayoría realizará como mínimo una vez en su vida) poco saben sobre los intereses que tendrán que pagar.

Una encuesta de Competencias Financieras realizada hace un tiempo por el Banco de España y la CNMV muestra que un 46 % de los ciudadanos españoles (entre los 18 y los 79 años) considera que sus conocimientos financieros son «bajos» o incluso «muy bajos». Y tan solo un 58 % de la población comprende por ejemplo qué es la inflación.

Eso sí, si algo muestran los estudios es que la inmensa mayoría de los ciudadanos (concretamente, tres de cada cuatro) son conscientes de la carencia y reconocen que deben mejorar sus conocimientos en materia financiera para optimizar la gestión de su propio dinero. La mejora en este conocimiento podría provocar un mayor ahorro entre la población.

<