29/04/2019 Fuente: Natixis

¿Qué coincide de las carteras globales de 2018 y 2019?

Un reciente barómetro de carteras globales publicado por Natixis analiza más de 400 carteras modelo de "riesgo moderado" o "equilibrado" en  Francia, Alemania, Italia, América Latina, España, Reino Unido y Estados Unidos. El informe nos ofrece información sobre modelo y asignación de activos a lo largo del pasado año. La conclusión principal que se extrae, es que todas las regiones sufrieron resultados negativos en 2018, en contraste con el año anterior en el que los retornos fueron positivos.

Con una pérdida promedio estimada del 3.2%, la región con el mejor resultado fue Italia, seguida de LatAm con una pérdida de alrededor de 4.4%. España se sitúa a la cola de resultados con una pérdida estimada del 5.9%. En cuanto al tipo de activos, la renta variable fue el mayor contribuyente a los rendimientos negativos en todas las regiones sin que la diversificación mitigara las pérdidas. Estas no fueron compensadas ni por la renta fija ni por la inversión alternativa, que apenas ofrecieron resultados positivos en el mejor de los casos.

 

La asignación de activos de las carteras viene influida mucho por el tema cultural, ya que se constata que los clientes con perfiles de riesgo similares mantienen carteras completamente diferentes dependiendo de lugar donde residan. Así, los asesores del Reino Unido y EEUU son los más optimistas en renta variable con un peso en cartera superior al 50%, mientras que, por ejemplo los italianos, asignan tan solo un 20%.

Conoce tu perfil de riesgo

En España, los ajustes de cartera durante el 2018 se fueron produciendo en función de los resultados de los meses anteriores, probablemente por un menor consenso sobre las perspectivas del mercado entre los inversores. Los resultados obtenidos en el pasado y una mayor incertidumbre también podrían explicar el aumento de divergencia entre lo que hicieron los inversores (aumento de las acciones de los Estados Unidos) y lo que dijeron que iban a hacer (aumentar las acciones de Europa y Emergentes). En las carteras moderadas, el principal cambio que se produjo fue la reducción de la renta fija de mayor riesgo y de los multiactivos conservadores.

De cara a las perspectivas de 2019 se observa una clara y sorprendente falta de consenso. Más si cabe enfrentándolo a las perspectivas de 2018, donde las opiniones entre los inversores fueron notablemente consistentes: positivo en acciones, renta fija de alto rendimiento, emergentes mercados y alternativas; negativo en renta fija con grado de inversión.

En renta variable los inversores siguen siendo ligeramente positivos por lo general, pero con menos convicción que en 2018. Europa y los mercados emergentes se ven como el mejor valor a pesar de lo ocurrido con ellos el pasado año.

En renta fija, los inversores son en general positivos en mercados emergentes y negativos en bonos de gobierno europeos. Además, no se encuentra consenso sobre crédito, high yield y bonos gobierno de los Estados Unidos.

La inversión alternativa, por su parte, sigue estando del lado positivo de los inversores, aunque eso sí,  con expectativas de rendimiento más bajas.

Finalmente hay una mayor incertidumbre sobre las perspectivas geopolíticas, económicas y monetarias y los inversores mantienen su opinión de que la volatilidad será más alta y con frecuentes picos.