04/12/2019 Fuente: Banco de España

Banco de España: el futuro de las pensiones

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, señaló recientemente que la viabilidad social y financiera del sistema público de pensiones requiere reformas de calado, tanto por el lado de los ingresos como por el de los gastos.

Cree necesario un cambio en la composición del ahorro, desde activos inmobiliarios a activos financieros (más líquidos). En 2017, los activos de los fondos de pensiones privados alcanzaban en España el 13,6% del PIB (frente al 50% en la media simple de la OCDE).

Conoce tu perfil ahorrador y qué productos se adaptan mejor a ti

En su opinión el sistema público de pensiones se enfrenta a un déficit de la Seguridad Social en el entorno del 1,5%, además de a un incremento de la tasa de dependencia y a la jubilación de los “baby boomers”. La población mayor de 65 años aumentará desde el 30% actual hasta una horquilla aproximada del 50-70% en 2050.

La futura reforma del sistema de pensiones debería sostenerse sobre dos pilares fundamentales como son la sostenibilidad financiera y social y la contributividad, predictibilidad y transparencia. En este sentido, considera fundamental contar con mecanismos automáticos que garanticen el equilibrio financiero del sistema y que los beneficiarios reciban información clara y detallada sobre sus obligaciones y derechos dentro del sistema, a fin de poder planificarse con suficiente anticipación.

Seguro te interesa: Los españoles quieren saber con qué pensión se jubilarán

En ausencia de medidas adicionales, se estima que vincular nuevamente las pensiones al IPC aumentaría el gasto en, aproximadamente, 2 puntos del PIB en el año 2030 y en más de 3 puntos del PIB en 2050. Además, señala que el envejecimiento de la población plantea retos importantes en muchas dimensiones claves de la economía y no solo en materia de pensiones.

Dentro de las posibles alternativas para reforzar la sostenibilidad del sistema público de pensiones, se podría ligar la edad de jubilación a la esperanza de vida. Además, advierte que suprimir el tope máximo de cotización podría afectar negativamente al empleo. Lo cual generaría un aumento del gasto en pensiones a futuro salvo que se mantenga el límite impuesto por la pensión máxima, "en cuyo caso el carácter contributivo del sistema se vería minorado".

En cuanto a las llamadas “cuentas nocionales” estima que es cierto que incorporan elementos útiles para proporcionar una relación más estrecha entre cotizaciones y pensiones, si bien no elimina per se la disyuntiva entre la suficiencia y los recursos disponibles del sistema público de pensiones.