25/03/2021

El ahorro de los hogares españoles durante la pandemia

Según un reciente informe del Banco de España, un aspecto destacable asociado a la pandemia de COVID‑19 ha sido el extraordinario aumento que ha experimentado la tasa de ahorro de los hogares, que desde enero a septiembre de 2020 (último dato disponible), fue en torno a 3,5 puntos porcentuales del PIB superior al observado, en promedio, en los últimos cinco años.

Una parte significativa de ese exceso de ahorro se ha acumulado en forma de depósitos bancarios, debido una caída del consumo de los hogares que ha sido más acusada que la caída de las rentas.

 

Para el Banco de España la caída del consumo fue se debió a motivos de precaución, debido a la gran incertidumbre y la negativa percepción de los hogares sobre su futura situación financiera futura o acerca de la evolución del desempleo.

Por otra parte el consumo privado en los últimos trimestres también se habría visto sensiblemente influido por las restricciones que las autoridades han venido imponiendo a la movilidad de las personas y a la realización de determinadas actividades, para contener la expansión de la pandemia.

Según el Banco de España en los próximos meses, es de esperar que el avance en el proceso de vacunación permita una relajación gradual de las medidas de contención de la pandemia y una progresiva disminución de la incertidumbre sobre la situación económica, lo que permitiría liberar una parte de la bolsa de ahorro privado acumulada.

 

No obstante, el informe señala que una parte importante del consumo no satisfecho es atribuible al gasto en servicios, que, por lo general, no es aplazable. Cuando los hábitos de consumo se restablezcan, no es esperable que el gasto habitual en servicios como la restauración o el ocio, se añada al no materializado durante la crisis sanitaria.

Por otra parte una importante bolsa de ahorro acumulado se concentra principalmente en las rentas más altas, cuya propensión marginal a consumir es menor. Los hogares con las rentas más bajas no solo tienen una menor capacidad de ahorro, sino que el aumento de este durante los últimos trimestres también podría haber sido más limitado o, incluso, en algunos casos, haber sido inexistente.

Además, algunos estudios identifican también posibles secuelas negativas de esta crisis sobre el gasto futuro, lo que podría modificar el patrón de comportamiento de los individuos, haciéndolos más propensos a ahorrar al asignar una mayor probabilidad a este tipo de eventos extremos.

En resumen, desde el comienzo de la crisis sanitaria, las restricciones han impedido que los hogares realicen algunos de sus gastos habituales, lo que ha generado una bolsa de ahorro forzoso muy voluminosa, tanto en España como en la UEM. Es de esperar que parte de estos recursos, acumulados esencialmente en forma de depósitos bancarios, puedan imprimir un mayor vigor a la recuperación del consumo cuando la situación epidemiológica lo permita y se reduzca la incertidumbre. No obstante, la distribución del ahorro por niveles de renta y algunos factores, como un posible aumento persistente de los componentes precautorio y, sugieren que la magnitud de este canal podría verse parcialmente limitada.

Fonditel te proporciona diferentes soluciones de ahorro e inversión. Si quieres conocer las soluciones tanto en planes de pensiones como fondos de inversión.

<