10/04/2019 Fuente: Eurostat

El ahorro de las familias españolas es mayor durante la crisis que en periodos de recuperación o bonanza económica

La tasa media de ahorro de las familias en la zona del euro fue del 12,10% en el último trimestre de 2018. Según los datos de Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea y el Banco Central Europeo (BCE), se trata de una cifra ligeramente superior a la obtenida en el anterior trimestre.

Para extraer la tasa de ahorro de los hogares, se toma el ahorro bruto dividido entre el ingreso disponible bruto. El ahorro bruto es la parte del ingreso disponible bruto que no se emplea como gasto de consumo final. Por tanto, la tasa de ahorro aumenta cuando el ingreso disponible bruto es mayor que el gasto de consumo final. Muy sencillo, si no gastamos todo lo que ganamos se produce un ahorro.

Por lo que se refiere a nuestro país, en 2018 la tasa de ahorro cayó hasta el 4,9%. Esto supone uno de los datos más bajos de la eurozona. Queda palpable de nuevo la frase de "hay preocupación pero no ocupación". Hay que señalar que en los momentos álgidos de la última gran crisis, la tasa se ahorro de los hogares españoles se encontraba en niveles superiores al 10%. El descenso de la misma se ha producido en los últimos dos años, lo que indica que la tasa de ahorro depende básicamente de la confianza de los hogares

Analizando los datos desde 2008, al inicio de la crisis el ahorro de las familias españolas creció de una manera notable hasta acercarse a la media europea. Sin embargo, a medida que el entorno económico ha ido mejorando, el ahorro de esas familias ha ido cayendo hasta situarse en niveles mínimos. Por su parte la media de la zona euro ha sido mucho más estable.

 

Tasa de ahorro zona euro y España 2018

 

En definitiva, los españoles ahorran menos que los europeos y de manera menos regular. Habría que concienciar que el ahorro aumenta la independencia, proporciona seguridad financiera y hace a las familias menos dependientes del Estado.

Seguro que te interesa: La mitad de los empleados españoles no tiene un plan de ahorro complementario para su jubilación