01/04/2020

¿Cómo afectan mis inversiones de cara a mi Declaración de la Renta?

Hoy comienza el periodo para presentar la Declaración de la Renta del ejercicio 2019. En general no hay un conocimiento pleno de lo que es la fiscalidad de los planes de pensiones y los fondos de inversión, por ello vamos a desgranarlo.

 

Planes de pensiones

El plan de pensiones es un producto muy eficiente para los contribuyentes, ya que las aportaciones realizadas a los mismos permiten el diferimiento fiscal y generan un beneficio directo: desgravan en la renta. El beneficio fiscal conferido a los planes por las aportaciones no supone una exención en la tributación de las rentas sino simplemente un diferimiento, dado que cuando se produzca el rescate se tributará, aunque seguramente a un tipo más bajo del que se desgravó en el momento de la aportación.

Los rescates de los planes de pensiones tributan como rendimientos del trabajo, al tipo que corresponda según tu nivel de ingresos. Esto es muy importante, especialmente si te planteas cobrar el plan de pensiones el mismo año que te jubilas, ya que tus rendimientos del trabajo serán superiores a tu futura pensión pública, por lo que la factura con Hacienda sería más alta que si esperas al año siguiente.

Las prestaciones recibidas por los beneficiarios del plan tributan en su integridad como rendimientos del trabajo, igual que si percibieras un salario. Hay que tener en cuenta que a efectos fiscales la entidad que abona las prestaciones tiene la consideración de pagador.

Hay que recordar que no hay ninguna obligación de rescatar el plan de pensiones, sino que la jubilación lo que hace es generar un derecho al rescate del saldo acumulado. Conviene recordar también que, aunque se esté cobrando el plan de pensiones, se puede seguir aportando. Estas nuevas aportaciones irían directamente sus beneficiarios o herederos, con la ventaja de estar exento al 100% en sucesiones.

 

Fondos de inversión

Por su parte, en los fondos de inversión se tributa por las ganancias patrimoniales. Estas ganancias tributan a un tipo fijo del 19%, 21% o 23% dependiendo del importe total. Al igual que en los planes de pensiones, se pueden realizar traspasos sin tributar por las ganancias obtenidas hasta ese momento.