Todas las aportaciones realizadas a planes de pensiones permiten el diferimiento fiscal y generan un beneficio directo: desgravan en el IRPF. Con ello se consigue una disminución de los impuestos y poder diferir el pago en el IRPF hasta el momento del rescate del plan, seguramente en la jubilación donde los rendimientos del trabajo son menores que cuando se está en activo.

El 1 de enero de 2021, entraba en vigor la reforma en materia de planes de pensiones para residentes fiscales en España, por la cual, las aportaciones a planes de pensiones individuales se reducen de 8.000 euros anuales a 2.000 euros anuales. El máximo del 30% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas, se mantiene igual que en 2020, por lo que el máximo anual a aportar será ese 30% o los 2.000 euros (la menor cifra de las dos).

En caso de contar con un plan de pensiones de empleo, en dicho importe se incluyen las aportaciones que el promotor del plan le haya imputado. De cara al ejercicio fiscal 2021 también han sufrido algunas variaciones, por lo que te invitamos a visitar la pestaña de Planes de Pensiones de Empleo.

Sin embargo, para la Declaración de la Renta del ejercicio fiscal 2020, los partícipes de planes de pensiones podrán continuar desgravándose hasta 8.000€ de sus aportaciones al plan.

  • Cónyuge: La cantidad máxima de deducción por aportaciones a planes de pensiones a favor del cónyuge, también se ve afectada por la reforma en materia de planes de pensiones. A partir del 1 de enero de 2021, el límite de deducción por dichas aportaciones pasa de 2.500 a 1.000 euros, sin perjuicio de las aportaciones que puedan realizar a su propio plan de pensiones.
    Sin embargo, esta disminución no aplica para la Declaración de la Renta del ejercicio fiscal 2020, donde la cantidad máxima a deducir continuará siendo 2.500 euros, sin perjuicio de las aportaciones que puedan realizar a su propio plan de pensiones.

  • Personas con discapacidad: Las aportaciones anuales máximas realizadas por las personas con discapacidad no podrán rebasar la cantidad de 24.250 euros.
    Las aportaciones anuales máximas realizadas a favor de persona con discapacidad no podrán rebasar la cantidad de 10.000 euros, sin prejuicio de las aportaciones que pueda realizar a su propio plan de pensiones. Para ello se requiere un vínculo de parentesco.
    No ha habido cambios en los límites de las aportaciones en la reforma de 1 de enero de 2021.

Realmente no existen planes de pensiones específicos para autónomos. Sin embargo, la pensión pública que le queda a un autónomo no tiene nada que ver con la que le queda a un asalariado debido a sus bases de cotización.

Por ello, es razonable que el autónomo disponga de un complemento a esa futura pensión pública ahorrando mediante un plan de pensiones, reduciendo además la base imponible del IRPF.

La cantidad máxima a deducir es la menor de dos cantidades: 8.000€ que es el máximo que se puede aportar por ley a un plan de pensiones o el 30% de los rendimientos de la actividad empresarial o profesional.

A partir del 1 de enero de 2021, es de aplicación el régimen general por lo que las aportaciones a planes de pensiones individuales se reducen de 8.000 euros anuales a 2.000 euros anuales.

Los rescates de los planes de pensiones tributan como rendimientos del trabajo, al tipo que corresponda según tu nivel de ingresos. Esto es muy importante, especialmente si te planteas cobrar el plan de pensiones el mismo año que te jubilas, ya que tus rendimientos del trabajo serán superiores a tu futura pensión pública, por lo que la factura con Hacienda también será más alta que si esperas al año siguiente.

Las prestaciones recibidas por los beneficiarios del plan tributan en su integridad como rendimientos del trabajo, igual que si percibieras un salario. Hay que tener en cuenta que a efectos fiscales la entidad que abona las prestaciones tiene la consideración de pagador.

Tributación

  • Si la prestación de los planes de pensiones es en forma de renta, la cantidad total percibida se integrará en la base imponible del IRPF como rendimiento del trabajo.

  • Si la prestación de los planes de pensiones es en forma de capital, también se integrará en la base imponible del IRPF como rendimiento del trabajo.
    Dependiendo de la fecha de la contingencia, existen unos plazos para aplicar una reducción del 40% a las cantidades aportadas antes del 31 de diciembre de 2006.

Las aportaciones a un plan de pensiones tienen ventajas fiscales al reducir la base imponible general del IRPF. Las prestaciones que se cobren durante la jubilación normalmente tributarán a un tipo inferior al que se tributó durante la etapa laboral.

Si el ahorro fiscal generado año a año en la declaración de la renta se reinvierte en el plan de pensiones, el efecto multiplicador hace aumentar el importe acumulado de manera considerable.

Pulsa sobre la imagen para ampliar



Accede a nuestra web y usa nuestra calculadora de Capital Final y Ahorro Fiscal



Tener un plan de pensiones supone un ahorro, no solo de cara a la jubilación, también cada año cuando llega el momento de realizar la declaración de la renta.

La suscripción de un fondo inversión implica la posibilidad de acceder a una gran variedad de estilos y estrategias de inversión con importantes ventajas fiscales.

Uno de los puntos fuertes de los fondos de inversión es que permite diferir el pago de impuestos, ya que solo se tributa cuando se produce el reembolso.

Otra ventaja de cara a la planificación patrimonial es lo que se conoce como 'plusvalía del muerto', regla fiscal especial que se aplica al heredar fondos de inversión gracias a la cual los herederos sólo pagan impuestos por las ganancias acumuladas en el fondo de inversión desde la fecha del fallecimiento.

Los partícipes de los Fondos de Inversión gozan de un régimen especial en el caso de traspaso. Este régimen permite aplazar el pago de impuestos si el importe obtenido del reembolso de las participaciones, se destina a la suscripción de otro fondo de inversión.

En estos casos, la ganancia o pérdida patrimonial no computa y las nuevas participaciones suscritas conservan el valor y la fecha de adquisición de las participaciones transmitidas.

El partícipe de un fondo de inversión sólo tributa cuando realiza el reembolso de las participaciones. Dependiendo del resultado de la inversión, tributará como ganancia o pérdida patrimonial en la base imponible del ahorro en el IRPF.

Según la cuantía de la ganancia, hay tres tipos de tributación para este ejercicio fiscal 2020:

  • Hasta 6.000 euros tributa al 19%
  • Entre 6.000 y 50.000 euros tributa al 21%
  • A partir de 50.000 euros tributa al 23%

Para el ejercicio fiscal de 2021, se ha introducido un nuevo tipo que afecta a las ganancias de 200.000 euros, quedando:

  • Hasta 6.000 euros tributa al 19%
  • Entre 6.000 y 50.000 euros tributa al 21%
  • Entre 50.000 y 200.000 euros tributa al 23%
  • A partir de los 200.000 euros tributa al 26%

En el caso de pérdida patrimonial se podrá compensar con otras ganancias patrimoniales. Si el resultado sigue siendo negativo puede minorar la base imponible del ahorro con determinados límites.

Los fondos de inversión solo tributan si hay ganancia patrimonial y a un tipo fijo

En Fonditel disponemos de una gama completa de fondos de inversión que cubren todos los perfiles de riesgo, para que puedas encontrar de manera fácil y rápida la combinación la combinación de ellos que mejor se adapte a tus necesidades en cada momento.

La reforma en materia de planes de pensiones para residentes fiscales en España, que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2021, trata de ser un primer impulso a favor de los planes de pensiones de empleo. Se trata de aumentar su atractivo al permitir desgravar fiscalmente en total hasta 10.000€. El límite conjunto de las aportaciones del partícipe y de la empresa a los planes de empleo se amplía de 8.000 euros a 10.000 euros, siempre que el incremento de 8.000 euros provenga de contribuciones empresariales.

A estos efectos, se considerarán como contribuciones empresariales las aportaciones propias que el empresario individual realice a planes de pensiones de empleo de los que, a su vez, sea promotor y partícipe.

  • Si la prestación de los planes de pensiones es en forma de renta, la cantidad total percibida se integrará en la base imponible del IRPF como rendimiento del trabajo.

  • Si la prestación de los planes de pensiones es en forma de capital, también se integrará en la base imponible del IRPF como rendimiento del trabajo.
    Dependiendo de la fecha de la contingencia, existen unos plazos para aplicar una reducción del 40% a las cantidades aportadas antes del 31 de diciembre de 2006.


Accede a nuestra web y usa nuestra calculadora de Capital Final y Ahorro Fiscal

Más de 20 años de experiencia en la gestión de fondos de pensiones.

Fonditel Pensiones, E.G.F.P., S.A

¿Cuándo se puede empezar a cobrar de un plan de pensiones?: En el momento en que se produce alguna de las contingencias previstas o en el caso de los llamados supuestos excepcionales de liquidez (paro de larga duración o enfermedad grave).

Las aportaciones realizadas a favor del partícipe por el promotor a un plan de empleo tienen la consideración de rendimiento del trabajo. No obstante como aportación a un sistema de previsión social es desgravable, por lo que reduce la base imponible del impuesto en el mismo importe y el efecto es prácticamente neutro.